Cáncer tiroideo

¿Sabes dónde se encuentra la glándula tiroides? ¿Sabes lo que es? La glándula tiroides se localizada en la parte anterior del cuello, frente a la tráquea (conducto respiratorio) y el esófago (conducto para los alimentos). Por lo general, no se ve ni se siente. Tiene dos lóbulos, uno izquierdo y uno derecho. Estos lóbulos están conectados por un puente de tejido, conocido como istmo, para formar un órgano en forma de mancuerna o mariposa. La glándula tiroides se alimenta del yodo de lo que comemos. También hace varias hormonas importantes, conocidas como hormonas tiroideas. Las hormonas tiroideas controlan el metabolismo corporal o el uso y creación de energía.

La mayoría de bultos o nódulos tiroideos no son cancerosos. En ocasiones se los ubica como bultos en el cuello. Los nódulos tiroideos pueden aparecer a cualquier edad, pero son más frecuentes en los adultos mayores. Puede haber quien tenga bocio multimodal (moltinodular goiter), lo cual quiere decir que la glándula tiroides tiene varios nódulos o bultos. En ocasiones, estos bultos son quistes con líquido en su interior. También puede haber bultos extra llenos con hormona tiroidea, que se conocen como nódulos coloides. Estos no son cáncer. Sin embargo, es muy complicado identificar los componentes de los nódulos tiroideos o si son cancerígenos sin una biopsia u otras pruebas.

Las enfermedades de la glándula tiroides pueden ser distintas dependiendo del sexo. La mujer puede padecer cáncer tiroideo con mayor frecuencia que el hombre. Las personas entre 45 y 69 años de edad tienen más probabilidades de padecer cáncer tiroideo que las personas de otras edades.

Estos son algunos síntomas de cáncer tiroideo: bulto sobre la glándula tiroideo o en cualquier parte del cuello, dolor de cuello, hinchazón del cuello, ronquera (disfonía), dificultad para tragar, dificultad para respirar, y tos de larga duración. Esto síntomas pueden aparecer a raíz de muchas otras cosas distintas al cáncer tiroideo. Estos síntomas deberán revisarse a la brevedad por un médico.

Opciones de tratamiento

Es posible tratar el cáncer tiroideo mediante intervenciones quirúrgicas, terapia de yodo radiactivo, terapia de radiación, quimioterapia o una combinación de estas.

En los casos de cáncer tiroideo, la quimioterapia no resulta tan eficaz y se usa si el cáncer se riega o no responde al tratamiento de yodo radiactivo. Los tratamientos se diseñan para remover o destruir tanto cáncer como sea posible y para evitar que crezca, se riegue o regrese por tanto tiempo como sea posible. En ciertos casos, los tratamientos se diseñan como tratamientos paliativos para el dolor o problemas para respirar y tragar.

El objetivo de la cirugía es la remoción del tumor de la glándula tiroides, dejando la glándula tiroides lo más intacta posible. El objetivo de la terapia de yodo radiactivo es el de matar las células cancerígenas usando yodo radiactivo. El objetivo de la terapia de radiación es el de matar las células cancerígenas mediante rayos X. Este tratamiento se usa para encoger un tumor antes de una intervención quirúrgica o para eliminar cualquier célula cancerígena después de una intervención quirúrgica. En ocasiones, también se practica para tratar cánceres que no pueden ser removidos quirúrgicamente. La quimioterapia se usa para reducir las probabilidades de riego del cáncer hacia otras partes del cuerpo.

¡No tengas miedo! La mayoría de casos de cáncer tiroideo son curables, especialmente si el cáncer no se ha regado. Los casos avanzados son difíciles de curar, especialmente si no responden a terapia de yodo radiactivo. Los médicos e investigadores están buscando mejores soluciones para tratar cáncer tiroideo.

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.