Todo lo que respiras

Todo lo que respiras

Todo lo que respiras

Read in English

Tu hogar puede ser cálido y acogedor, pero ¿es bueno para tus pulmones? La gente tiende a ignorar sus pulmones. Sabemos que no podemos vivir sin ellos, pero no pasamos mucho tiempo cuidándolos. 

Pero ahora que las actividades al aire libre dan paso a actividades en el interior por el invierno, es buen momento para tomar medidas para proteger tus pulmones.

Mantén tus pulmones sanos

Los pulmones son parte del sistema de defensa natural del cuerpo. Y algunos pasos sencillos pueden mantenerlos sanos:

  • No fumes productos de tabaco ni cigarrillos electrónicos.
  • Evita el humo de segunda mano.
  • Evita los productos químicos de uso doméstico.
  • Haz algunas actividades físicas.
  • Prevén infecciones - evita a las personas enfermas y vacúnate contra la gripe.
  • Acude a tus chequeos médicos regulares. El médico escuchará tu respiración.
¿Es seguro tu hogar?

Además de hacer cambios para un estilo de vida saludable, es posible que también tengas que hacer algunos cambios en tu casa. Hay muchas maneras en que tu casa puede ser dañina para tus pulmones. Estas son algunas consideraciones que hay que tener en cuenta.

Prueba de radón: El gas radón se forma cuando el uranio natural en el suelo, las rocas y el agua se descompone. Es la segunda causa de cáncer de pulmón, pero no se puede ver ni oler. Los problemas comienzan cuando entra en las casas a través de grietas en las paredes o el piso. Una prueba puede mostrar si hay niveles altos en tu casa. 

Hay kits fáciles y económicos para detectar el radón que puedes conseguir por correo o en las tiendas. Asegúrate de comprar un kit que haya pasado el programa de pruebas de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) o que esté certificado por el estado. Los kits que cumplen con los requisitos generalmente dicen “Meets EPA Requirements” (Cumple con los requisitos de EPA). Lee la guía de la EPA sobre cómo protegerte del radón   para obtener más información.

Limpia tu casa, especialmente las alfombras: Mantén tu casa limpia y seca. Las alfombras pueden atrapar suciedad, polvo, moho, ácaros y excremento de cucarachas. Así que pasa la aspiradora regularmente y haz una limpieza con vapor cada año. Y ten en cuenta que los químicos de las alfombras pueden irritar los pulmones de algunas personas. Considera algo más fácil de limpiar como un piso de losa o de madera.

Revisa los fogones de gas y de leña: Algunas estufas, hornos y calentadores queman gas. Si no se mantienen o utilizan correctamente, pueden causar tos, desencadenar asma e inflamar los pulmones. Al igual que quemar madera, aceite o queroseno. Asegúrate de que todos los aparatos hayan sido instalados correctamente y de que los estés usando correctamente. Planifica darles mantenimiento con regularidad. 

Limpia tu humidificador: La humedad que expulsa el humidificador puede ayudarte a respirar mejor. Pero si no lo limpias con frecuencia, también puede causar hongos que dañan tus pulmones.

Ten cuidado con las velas: Algunas velas comunes liberan químicos en el aire. El uso excesivo a lo largo del tiempo puede causar problemas respiratorios en algunas personas. Las velas con cera de abejas o de soja pueden ser una alternativa más segura.  Y cerciórate de usar tus velas de manera segura y en áreas con buen flujo de aire.

Un buen flujo de aire ayuda: Si el aire del exterior no puede fluir, hay contaminantes que pueden acumularse en los espacios interiores hasta alcanzar niveles insalubres. Comprobar el flujo de aire puede mejorar tu salud. Y algunas personas sienten alivio al usar filtros o purificadores de aire. Si los sistemas de aire acondicionado y calefacción tienen filtros, asegúrate de limpiarlos regularmente.

Los expertos dicen que pasamos el 90 por ciento de nuestro tiempo adentro. Asegúrate de que lo que respiras en espacios interiores no perjudique tu salud.

¿Quieres estar más sano? No fumes.

Una vida más sana comienza cuando dejas de fumar. Fumar cigarrillos es la principal causa de cáncer de pulmón, de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)   y de otros problemas de salud graves. 

Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. No sólo ayuda a reducir el riesgo de enfermarte, tu cuerpo también recibe un rápido alivio de varias maneras:  

  • La frecuencia cardiaca regresa a la normalidad.
  • El monóxido de carbono en la sangre regresa a la normalidad.
  • Disminuye el riesgo de sufrir un ataque al corazón.
  • La función pulmonar empieza a mejorar.
  • Disminuye la tos.
  • Respiras con más facilidad.

Busca ayuda
Muchas organizaciones ofrecen ayuda para dejar de fumar. Consulta el programa gratuito de American Lung Association (asociación estadounidense del pulmón) llamado "Freedom from Smoking".   La Sociedad Americana Contra el Cáncer también ofrece consejos y apoyo gratuitos para dejar de consumir productos de tabaco  

Lee Five Reasons Why Calling a Quitline Can be Key to Your Success (Cinco razones por las que llamar a una línea de ayuda puede ser la clave del éxito)   para conocer cómo pueden ayudarte los programas para dejar de fumar.

Tu cobertura médica puede incluir un programa para dejar de fumar. Para informarte, puedes llamar a Servicio al Cliente al número en tu tarjeta de asegurado.

Fuentes: Protecting Your Lungs,   American Lung Association, 2020; Ways to Keep Lungs Healthy,   WebMD, 2019; The Inside Story: A Guide to Indoor Air Quality,   U.S. Consumer Product Safety Commission; Lung Cancer,  Chronic Obstructive Pulmonary Disease (COPD),   About Freedom from Smoking American Lung Association, 2020; Five Reasons Why Calling a Quitline Can Be Key to Your Success,   Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, 2020; Stay Away from Tobacco, Sociedad Americana Contra el Cáncer
Anonymous