Los beneficios de ser bilingüe

Muchos crecimos siendo bilingües, de niños ni sabíamos ni conocíamos los beneficios que nuestros padres nos estaban otorgando.

Cuando era niña, siempre entendí que diferentes idiomas para comunicarme con ciertos miembros de mi familia. Aunque mis padres nacieron en México, mi madre es la media generación que emigró a Estados Unidos con mis abuelos apenas al año de edad. Ella creció y estudio en EE. UU. y aprendió a hablar inglés tan bien como el español. En cambio, mi padre, terminó sus estudios en México y emigró a EE. UU. a los 19 años de edad.

Mis padres fueron novios por mucho tiempo antes de casarse, y cada uno prefería un idioma distinto. Mi madre puede comunicarse en español, pero leer y escribir en español no son sus fuertes. Mi padre se propuso enseñarnos a mi hermana y a mí a hablar español con fluidez porque el idioma también nos permitiría tener esa conexión cultural, las tradiciones y la historia que representa.  

Durante mi infancia, sabía que a mi papá le tenía que hablar en español y a mi mamá en inglés, aunque en ocasiones ella también nos hablaba en español. La comunicación en español con mi abuela materna reforzaba las enseñanzas de mi padre.

Sin tener la menor idea, estaban haciendo lo que los profesionales bilingües recomiendan a los padres que desean enseñarles dos idiomas a sus hijos. Una de las tácticas que los expertos aconsejan es “un padre, un idioma”, en la que cada padre elije un idioma y le habla al niño en ese idioma. Sin embargo, Linguistic Society of America sugiere que los niños necesitan ser expuestos al idioma natural cuanto más les sea posible, sin importar quién lo hable. Los niños podrán identificar el idioma que necesitan para comunicarse ya que para ellos es muy fácil aprender idiomas.

Es importante resaltar que los idiomas suelen mezclarse. A esto se le conoce como cambio de código y sucede con otros idiomas aparte del español. Cuando la mezcla ocurre entre español e inglés, se le conoce como “spanglish”, también está el “portuñol”, mezcla entre portugués y español, el criollo de distintas islas del Caribe, entre otras.

Está de más decir que, aprender dos o más idiomas tiene muchos beneficios que es probable que las personas monolingües no alcancen a desarrollar cuando sean mayores. Muchos de los beneficios surgen años más tarde, en la adolescencia o adultez temprana.

En los años recientes, el bilingüismo se ha visto como ejercicio para el cerebro, según NPR, que incrementa la habilidad de hacer varias actividades a la vez e “incluso podría retardar los síntomas del Alzheimer entre 4 y 5 años”.

La lista es extensa, pero estos son algunos de los beneficios de ser bilingüe:

Habilidad de aprender palabras nuevas con facilidad

Cuando eres bilingüe, continuamente escuchas palabras nuevas todo el tiempo. Detectar, aprender y entender el nuevo vocabulario se hace más fácil y ayuda a entender la raíz, relación y definición de las palabras. Si analizamos las cosas, podría decirse que como persona bilingüe conoces el doble de palabras que una monolingüe. Por ejemplo, si conoces 40,000 palabras en inglés y su traducción, entonces conoces un total de 80,000 palabras.

Desarrollar destrezas avanzadas de razonamiento analítico

Los niños bilingües se pueden enfocar en los temas principales. Les es fácil concentrarse en las preguntas que se hacen sin importar la situación. Se ha demostrado que las personas bilingües, a través de los idiomas, adquieren destrezas que les facilitan la realización de ejercicios de razonamiento analítico e ignorar la información considerada irrelevante.

Según Center for Applied Linguistics, ser bilingüe también tiene un impacto positivo en el desarrollo intelectual que enriquece y mejora el desarrollo mental de los niños.

Habilidad de concentrarse, recordar y tomar decisiones

El ejercicio cerebral para recordar vocabulario, ortografía, entre otros, se desarrolla cuando se es adulto. Sin embargo, gracias a los beneficios adicionales de aprendizaje y razonamiento analítico y la habilidad de concentrarse, será más fácil tomar decisiones informadas.

Habilidad para resolver problemas

Además de tener la habilidad de enfocarte en los puntos principales, también tienes la habilidad de resolver problemas. Anticipar el resultado o tener la mirada en la meta final ayudará para que sea más fácil alcanzar tus metas. También se dice que las personas bilingües son buenos comunicadores porque poseen una perspectiva más amplia, que indudablemente es clave para a resolver problemas. 

Fortalece las relaciones con la familia, comunidad y cultura

Los idiomas conllevan siglos de historia. Conocer acerca de un idioma implica aprender acerca de patrones migratorios, antropología e historia. Pueden surgir preguntas como, “¿por qué los filipinos tienen apellidos de origen español?”. ¿Sabías que ellos cuentan en español? ¿Por qué? ¿Qué origen tienen las palabras “almohada” (pillow) y “alfombra” (carpet)? En realidad, ¿qué significa “ojalá”?

Aprender otros idiomas no solo te ayuda a comunicarte con tus familiares y otras personas de otros orígenes, también ayuda a conocer y entender otras culturas. Esto también crea otro tipo de comunidades y es una forma de relacionarse con otros. 

¿Tienes alguna historia que desees compartir acerca de tus experiencias y los beneficios que identificas como persona bilingüe? Compártela con nosotros en la sección de comentarios. 

Anonymous