Términos generales: Realidades y mitos del estrés

Todos nos sentimos estresados alguna que otra vez. Pero, ¿qué significa realmente sentirse estresado? ¿Hay algún tipo de estrés que sea bueno para uno?

Según la Clínica Mayo, el estrés es la reacción biológica normal del cuerpo a las exigencias de la vida. Cuando el cerebro se siente amenazado, provoca un flujo de hormonas y una sensación de alarma. Las hormonas que el cuerpo libera están destinadas a ayudar a combatir las amenazas. Sin embargo, si tu cuerpo se siente regularmente amenazado, puede significar que estás en un estado constante de alarma sin posibilidad de recuperarte. Esto puede provocar una sensación de fatiga y ansiedad. Por eso es importante aprender a manejar el estrés.

Además, hay algunos mitos que rodean la idea del estrés y las mejores maneras de prevenirlo. Para entender mejor el estrés, te presentamos algunos de los mitos más populares sobre el estrés y algunas sugerencias útiles para abordar este problema.

Mito 1: El estrés que sentimos realmente es provocado por factores externos.

Mientras que algunas situaciones parecen ser más estresantes que otras, como la muerte de un familiar o el inicio de un nuevo trabajo, el estrés en realidad se debe a la forma de enfrentar una situación y no la situación en sí. Por eso, las personas tienen diferentes reacciones a una misma situación.

Mito 2: Todas las personas experimentan estrés de la misma manera.

Por el contrario, una situación que sea estresante para una persona puede que no lo sea para otra. Lo importante es cómo aprendemos a enfrentarnos a posibles factores estresantes en nuestras vidas. Además de eso, las personas que experimentan niveles elevados de estrés pueden seguir aprendiendo a manejar el estrés de mejor manera.

Mito 3: Un poco de estrés es bueno para uno.
Es importante diferenciar entre factores estresantes y aquellos elementos que te pueden motivar a tomar acción. Si te sientes preocupado, ansioso o deprimido, estas emociones pueden ser perjudiciales para tu bienestar general. Por otra parte, fijar metas y esforzarse para cumplirlas a tiempo puede ser positivo y es una motivación para hacerlo lo mejor posible. La clave es aprender a manejar el estrés que tengas. Puedes aprender esta habilidad que, a su vez, conduce a una mayor satisfacción.

Mito 4: No hay que darle importancia al estrés.

El estrés puede afectar todo el cuerpo. Puede empeorar las enfermedades psiquiátricas, como la depresión, y también puede afectar negativamente otros padecimientos, como la migraña y el asma.

El estrés también aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial, haciendo que el corazón se esfuerce más. A largo plazo, esto puede dañar a los vasos sanguíneos y contribuir a una enfermedad cardíaca.

Debido a que el estrés puede provocar una reacción adversa a tantos factores diferentes de la salud, una de las mejores cosas que puedes hacer es aprender a manejarlo.

Manejar el estrés

Todos tenemos que manejar el estrés en nuestras vidas porque todos lo experimentamos. Podrías experimentar un factor estresante de corta duración, como por ejemplo, atascos en el tráfico. O bien, podría ser un incidente violento o reuniones estresantes que te afecten durante un día completo.

Entrevistamos a un grupo de niños para que nos contaran lo que pensaban del estrés. Sus adorables reacciones nos inspiran a aprender más sobre el estrés y las técnicas para hacerle frente.

¿Buscas otras opciones para manejar el estrés? Intenta estas cinco sencillas opciones para disminuir tu nivel de estrés.

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.