Asma: Los síntomas, las causas y los factores de riesgo

Asma: Los síntomas, las causas y los factores de riesgo

Con las sibilancias (sonido agudo al respirar) viene la preocupación. Podría ser tu hijo ese niño de cada diez que padecen la enfermedad crónica más común de la infancia. En las últimas décadas, el número de niños con asma ha aumentado drásticamente. Enseguida te compartimos lo que los padres deben conocer si uno de sus hijos muestra síntomas de congestión y tos.

El asma es una condición que suele predominar en familias con vías respiratorias demasiado sensibles que se inflaman, contraen y producen mucosidad en exceso. Los niños con padres o familiares que padecen alergias o asma son más propensos a desarrollar la enfermedad. ¿Quiénes corren el riesgo más alto de desarrollar asma? Los más propensos son los niños pequeños que, con frecuencia, tienen sibilancias o problemas respiratorios; y los niños son los que más padecen asma en comparación con las niñas. Los investigadores aún están intentando descifrar, con exactitud, los factores que provocan el desarrollo del asma en niños susceptibles ya que el asma puede ser hereditaria o resultar de la exposición a factores ambientales. Se ha observado que los bebés prematuros y aquellos con historial de infecciones respiratorias enfrentan un riesgo más alto de desarrollar asma. Pero detectar el asma en bebés puede ser difícil porque sus pequeñas vías respiratorias se llenan fácilmente de mucosidad cuando tienen un resfriado, o cualquier otra infección respiratoria, y producen el sonido de las sibilancias que, comúnmente, caracterizan los síntomas del asma. Casi el cincuenta por ciento de los niños con asma desarrollan los síntomas a la edad de dos años, y casi el 80 por ciento presentarán los síntomas a la edad de cinco años.

Los padres deberían vigilar los siguientes síntomas:

  • resfriados frecuentes;
  • tos, especialmente durante la noche o temprano por las mañanas;
  • falta de aire;
  • congestión de pecho o sensación de pecho apretado;
  • sibilancias.

Si crees que tu hijo podría padecer asma, no esperes. Llévalo a consultar a un médico. Se pueden realizar exámenes respiratorios y de alergias para ayudar a determinar si hay necesidad de tratamiento. ¿Cuáles son las causas de los síntomas del asma? Las posibles causas incluyen el humo de cigarrillo, los ácaros del polvo y las mascotas que causan reacciones alérgicas en muchas personas. Las alergias son las causantes más comunes de los síntomas del asma. Si tu hijo padece alergias, controlar los factores que desencadenan los malestares de las alergias podría ayudar a disminuir los problemas con el asma. 

Consejos para controlar los factores que desencadenan los síntomas del asma

Colabora con el médico de tu hijo para detectar los desencadenantes alérgicos de tu hijo. Luego, hablen sobre cómo evitar o controlarlos.

Por ejemplo:

  • Moho en interiores. El moho crece en áreas húmedas. Elimina el moho de las superficies duras limpiándolas con agua y detergente. Seca el área completamente y repara y sella cualquier goteo.
  • Animales con pelaje. No permitas que los perros y gatos entren a la habitación de tu hijo. Si tu hijo tiene como mascota un hámster, conejo o conejillo de guinea, pídele a alguien más que limpie la jaula. 
  • Ácaros del polvo. Estos son insectos microscópicos que medran en los colchones, almohadas y en otros artículos de tela. Cubre los colchones y almohadas con cubiertas a prueba de alergias. Lava la ropa de cama semanalmente con agua caliente.

¿Cómo se pueden tratar las alergias?

Habla con el médico de tu hijo sobre los tratamientos para las alergias. Las opciones incluyen:

  • Vacunas contra las alergias. Este tratamiento fortalece el sistema inmunológico para que sea menos sensible a los artículos que causan las alergias. Las consultas presenciales regulares con el médico son requeridas por al menos tres años. Es posible que los niños con asma severa no puedan recibir las vacunas contra las alergias.
  • Antihistaminas. Estos medicamentos de alergias se pueden comprar sin receta médica. Consulta con el médico de tu hijo antes de dárselos. Algunos podrían causar mareos.
  • Rociadores nasales. Algunos medicamentos de alergias podrían administrarse con rociadores nasales. Un ejemplo son los rociadores nasales de esteroides. Únicamente usa los rociadores nasales siguiendo las indicaciones del médico de tu hijo.

En BCBSIL.com puedes conocer más sobre el asma y la iniciativa para enfrentar el asma. También encontrarás información para ayudarte a estar más tranquilo con las opciones de tratamiento para tu hijo.

Anonymous