Cómo ayudar a tu hijo a mantener un peso saludable

Cómo ayudar a tu hijo a mantener un peso saludable

Cómo ayudar a tu hijo a mantener un peso saludable

Read in English

Ayudar a los niños a mantenerse activos y a consumir alimentos saludables no es una tarea fácil, pero es importante. Esto se debe a que tener sobrepeso a temprana edad suele llevar a los niños a padecer futuros problemas de salud.

Los niños con sobrepeso también pueden padecer a temprana edad problemas de salud que antes se consideraban problemas de adultos. Por ejemplo: la diabetes tipo 2, la hipertensión y el colesterol alto. La obesidad infantil también puede provocar otros problemas perjudiciales, como la depresión y la baja autoestima.

La obesidad infantil afecta a 1 de cada 5 niños. Sin embargo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), todos los niños corren el riesgo de aumentar de peso más de lo que se considera saludable.

Alentar a tus hijos a comer alimentos saludables y mantenerse activos puede ayudar. Desde una edad temprana, es importante hacer de ambos una prioridad. Y asegurarte de que tu hijo duerma lo suficiente. Dormir muy poco puede aumentar el riesgo de obesidad.

Ayuda a que la alimentación saludable sea un hábito de por vida

Una de las cosas más importantes que puedes hacer es ser un buen ejemplo para tus hijos. Haz que la alimentación saludable sea una parte natural de la vida diaria para todos en la familia. Todos se beneficiarán.

También es importante hacer que la alimentación saludable sea fácil. Ten bocadillos saludables a mano. Prueba las palomitas de maíz sin mantequilla, frutas, yogur bajo en grasa, verduras cortadas con hummus o cereales integrales con leche baja en grasa. Y no mantengas bocadillos poco saludables en la casa. Una vez más, todos en la familia se beneficiarán.

Algunos otros consejos:

  • Limita el azúcar. Las recomendaciones dietéticas mas recientes exigen que los niños menores de dos años no coman azúcar agregada. Para los niños mayores de 2 años, limita los azúcares agregados a menos del 10 por ciento de sus calorías para el día.
  • Ofrece nuevos alimentos para probar. Puede tomar tiempo antes de que a tu hijo le gusten las cosas nuevas, así que no te rindas demasiado pronto.
  • Elije premios o recompensas no alimentarias. Omite dar dulces u otras golosinas azucarados por un buen comportamiento.
Añadir más acción

La cantidad de actividad que necesitan los niños depende de su edad. Los niños en edad preescolar deben estar activos durante todo el día. Fomenta actividades de juego que los hagan levantarse y correr.

Los niños en edad escolar (6 a 17 años) deben aspirar a al menos 60 minutos de actividad de intensidad moderada a alta cada día. Un buen plan de juego es una mezcla de actividades. Se deben incluir tres tipos de actividad física cada semana.

  1. Actividad aeróbica
    Aprovecha al máximo esos 60 minutos con actividades aeróbicas cada día. Alienta a caminar, correr, andar en bicicleta, saltar la cuerda o cualquier cosa que los haga respirar con fuerza y sus corazones latan más rápido.
  2. Fortalecimiento muscular
    Incluye actividades de fortalecimiento muscular, como escalar o hacer flexiones, al menos tres días a la semana. Estas actividades son parte de los 60 minutos diarios de su hijo.
  3. Fortalecimiento de los huesos
    Trata de agregar actividades de fortalecimiento de los huesos, como correr o saltar, al menos tres días a la semana. Estas actividades también forman parte de los 60 minutos diarios.

Es importante hacer que la actividad sea parte de la vida normal de tus hijos. El CDC sugiere:

  • Comenzando temprano. A los niños pequeños les encanta jugar y estar activos. Apoya el movimiento y el juego para construir una base fuerte.
  • Siendo un buen ejemplo. Lo que tus hijos te ven haciendo tiene un gran impacto.
  • Agregar actividad a la rutina diaria de tu familia. Prueae las caminatas familiares o juega juegos activos.
  • Proporcionar equipo que fomente la actividad física.
  • Llevar a los niños a parques donde puedan correr y jugar.
  • Ser solidario cuando tu hijo está activo. Y reunirlos para intentar nuevas actividades.
  • Hacer que los entrenamientos sean divertidos. Haz que los niños intenten deportes de equipo o individuales. Incluso caminar, correr o andar en bicicleta puede ser más divertido si lo hacen contigo o con sus amigos.

Independientemente de las actividades que realicen, mantén a tus hijos seguros. Asegúrate de que usen cascos u otro equipo de seguridad necesario.

También puedes ayudar a los niños a evitar el desarrollo de hábitos sedentarios, como ver televisión o jugar videojuegos todas las noches después de la cena. Limita el tiempo frente a la pantalla y ayuda a tu hijo a encontrar actividades divertidas en lugar de. Pueden jugar solos o con amigos y familiares.

Asegúrate de que tu hijo vea al médico para un examen de salud al menos una vez al año. Ese es un buen momento para hablar sobre una alimentación saludable y la cantidad de actividad suficiente.

Prepárate para las preguntas sobre la diabetes de tu hijo

Es probable que conozcas algunos de los roles que tendrás que asumir cuando el médico te diga por primera vez que tu hijo tiene diabetes. Va a ser necesario vigilar y cuidar lo que come tu hijo y la cantidad de ejercicio que hace.

Pero también es importante ayudar a los niños a comprender la enfermedad y su impacto en sus vidas. Estar preparado para sus preguntas es vital.

“Asegúrese de hablar con su hijo de una forma adecuada para su edad y de decirle siempre la verdad. No se desanime ante las preguntas que le hará su hijo; responder a esas preguntas también le puede ayudar a usted a aprender más cosas sobre la diabetes”, dice KidsHealth.org.

Al responder preguntas, asegúrate de que tu hijo sepa que:

  • Pueden hablar de ello y que es bueno hablar de ello abiertamente
  • Tener diabetes no es culpa suya
  • La diabetes no se va a ir
  • Está bien sentirse triste o molesto por eso
  • Pueden contar contigo para ayudarlos
  • Pueden controlar su diabetes

Los padres también deben asegurarse de que sus hijos reciban la ayuda que necesitan cuando no están en casa. Habla con el médico de tu hijo para elaborar un plan. Comunícate con su escuela. Y ayuda a tu hijo a comprender cómo los maestros, las enfermeras escolares, y otras personas pueden ayudarlo a manejar su diabetes.

Fuentes: Childhood Overweight & Obesity, leaving site icon Centers for Disease Control and Prevention (CDC), 2022; Childhood obesity, leaving site icon Mayo Clinic, 2022; Top 10 Things You Need to Know About the Dietary Guidelines for Americans, 2020-2025, leaving site icon Dietary Guidelines for Americans; How much physical activity do children need?, leaving site icon CDC, 2023; Making Physical Activity a Part of a Child’s Life, leaving site icon CDC, 2023; Managing Diabetes at School, leaving site icon CDC, 2022; Helping Your Child Adjust to Diabetes, leaving site icon KidsHealth.org, 2022

Originalmente publicado 8/15/2021; Actualizado 2024