Vacunas para adultos jóvenes

 

¡No tengo miedo de decir que odio las vacunas! No me gustan para nada las agujas y no soporto ni siquiera pensar en ellas. Pero me he dado cuenta de que a veces tienes que esforzarte y aguantar unos segundos de incomodidad para poder mantener tu salud y la de los que amas.

Así que, las vacunas pueden no parecer divertidas (excepto, quizás, para los profesionales de la salud), ¡pero la vida no se disfruta si estás enfermo! Entonces, se podría decir que GRACIAS A ELLAS es posible vivir una vida divertida.

Vacunarse no solo protege tu salud, sino también la salud de cualquier persona con la que tengas contacto (familiares, amigos, compañeros de trabajo, compañeros de apartamento, etc.). Mientras que una enfermedad que se puede prevenir con una vacuna podría hacer que un adulto permanezca en reposo durante una semana, ¡podría ser mortal en niños pequeños o adultos mayores!

La mayoría de las vacunas se administran cuando somos muy jóvenes, pero por mucho que me duela decir esto (tanto literal como figurativamente), todavía hay algunas vacunas que se administran a los adultos jóvenes...

¿Qué vacunas necesito?

A continuación, las vacunas recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) para jóvenes de 19 a 26 años:

  1. Vacuna Tdap: Trismo, infección de garganta o nariz, tos ferina. Seguramente no querrás contraer ninguna de estas enfermedades. ¡Por eso debes vacunarte contra estas enfermedades graves! Sus nombres oficiales son tétano, difteria y pertussis. Si aún no lo has hecho, hazlo lo antes posible. Se te debería administrar un refuerzo de la vacuna contra el tétano o la difteria (Td) cada 10 años después de que se te haya administrado la vacuna Tdap.
  2. Vacuna triple viral (MMR, en inglés): Si recientemente le prestaste atención a las noticias, seguramente escuchaste o leíste sobre brotes de sarampión y paperas. ¡En algunos campus universitarios se han reportado casos de paperas! Para protegerte de estas enfermedades potencialmente graves (junto con la rubéola o sarampión alemán), solicita la vacuna triple viral. Usualmente, a los niños pequeños se le administran una o dos dosis de esta vacuna, pero si no te vacunaron de niño, habla con el médico para que te vacune ahora.
  3. Vacuna contra el virus del papiloma humano (HPV, en inglés): Si hubiera una vacuna que pudiera prevenir el cáncer, ¿no te vacunarías? La vacuna contra el virus del papiloma humano te protege de ciertas cepas de esta enfermedad de transmisión sexual que puede provocar verrugas genitales y cáncer de cuello uterino junto con cáncer de la vulva, la vagina, el pene y el ano. Si no comenzaste la serie de vacunas contra este virus (tres inyecciones) cuando tenías 11 o 12 años, debes vacunarte antes de los 27 años (si eres mujer) y antes de los 22 años (si eres hombre). Los jóvenes de 22 a 26 años que no se han vacunado, deben hablar con el médico.
  4. Vacuna contra la gripe: Admitiré que durante años no quise que me administraran la vacuna contra la gripe. Era joven y saludable, así que no sentí la necesidad de someterme a la tortura con agujas. Pero mi perspectiva cambió recientemente. Me di cuenta de que, si bien podría combatir la gripe por un par de días, mis abuelos y otras personas inmunocomprometidas con las que podría entrar en contacto, tal vez no fueran tan afortunadas. La gripe podría provocar complicaciones como bronquitis, sinusitis y neumonía, que podrían ser mortales para los adultos mayores, como mis abuelos, incluso, para los bebés. Por esto, ahora me vacuno contra la gripe, para proteger a los que me rodean. No quiero enfermar a nadie más. El CDC recomienda que todas las personas mayores de 6 meses se vacunen contra la gripe cada temporada de gripe.
  5. Vacuna contra el meningococo: Esta vacuna te protege contra la meningitis bacteriana, una infección que hace que las membranas que rodean el cerebro y la columna se hinchen (¡suena horrible!). Si no te has vacunado, hazlo, especialmente si vas a comenzar tu primer año en la universidad y piensas vivir en un sitio cerrado como los dormitorios universitarios.

Así que, llama al médico ahora y haz una cita, especialmente si te vas a ir a la universidad pronto. Lleva esta lista a tu cita y habla con el médico sobre las vacunas que podrías necesitar.

¿Qué planes tienes para disfrutar de tu buena salud? ¡Cuéntanos sobre tus aventuras en los comentarios!

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.